HERRAMIENTAS

Desde esta sección, queremos hablaros de recursos y herramientas para la escritura. Poco a poco, ofreceros información que todo un buen escritor o escritora debería saber con respecto al proceso de escritura y de edición.


Escribir es corregir la vidaPor qéu nos cueta tanto notar nusetros propios errores ortográficos

Laura Plitt (Publicado en el Mundo)

Escribir y leer son para el cerebro dos tareas altamente complejas.

Si estás a punto de cerrar la página, indignado ante semejante error en el título, o si ya estás tecleando a toda velocidad, escribiéndonos un correo para acusarnos de flojos o descuidados detente, espera un segundo. En este caso –al menos– el error es deliberado y viene a cuento para explicar por qué nos resulta tan difícil reconocer nuestros propios errores, aunque revisemos el texto una y otra vez para asegurarnos de que está bien y evitarnos un papelón (o un regaño).

Como sabes qué quisiste escribir, eso interfiere con lo que en realidad escribiste

Tom Stafford, psicólogo de la Universidad de Sheffield

A mí me pasa con frecuencia el omitir un qué, un le, escribir desición en vez de decisión y, en algunos casos, olvidarme por completo de incluir un párrafo o una explicación esencial para hacer comprensible una nota.

Al parecer, y no lo digo en ninguna medida para justificar los errores que yo u otros colegas míos podemos cometer, no se trata de negligencia, falta de inteligencia o pereza.

Según Tom Stafford, psicólogo de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, esto ocurre precisamente por lo contrario.

Aunque escribir nos resulte algo cotidiano, el poner ideas en palabras es para el cerebro una tarea compleja y sofisticada.

Nuestro cerebro se concentra en la estructura, las oraciones y las frases y deja que el piloto automático se encargue de los detalles.

Lo mismo se aplica en el caso de la lectura.

Expectativas

Ahora bien, si estamos leyendo lo que nosotros mismos hemos escrito, el problema, le dice Stafford a BBC Mundo, es que “se produce una combinación entre lo que vemos y lo que esperamos ver”.

Para detectar los errores con más facilidad Stafford sugiere cambiar el tipo, el tamaño o el color de las letras.

“Como sabes qué quisiste escribir, eso interfiere con lo que en realidad escribiste”, explica el investigador.

Es decir, no reconocemos nuestros propios errores porque lo que vemos entra en competencia con la versión que tenemos en nuestra cabeza.

Es mucho más fácil detectar los errores de los demás: porque tenemos muchas menos expectativas” respecto a lo que vamos a leer

Tom Stafford, psicólogo de la Universidad de Sheffield

Por esta razón “es mucho más fácil detectar los errores de los demás, porque tenemos muchas menos expectativas” respecto a lo que vamos a leer, afirma Stafford.

A no ser, agrega, que estemos muy familiarizados con lo que estemos leyendo, aunque no lo hayamos escrito nosotros.

En ese caso, podemos pasar por alto los errores como si fuese un texto nuestro.

Rostros en las nubes

Esta competencia entre las dos versiones no ocurre solo en el campo de la escritura/lectura.

Nuestro cerebro está diseñado para reconocer rostros, de ahí la facilidad con la que podemos “ver” caras en las nubes.

Hay que recordar, dice Stafford, “que no vemos el mundo tal como es. Siempre es una combinación de lo que vemos a través de nuestros ojos y nuestras expectativas”.

“No existe algo así como la percepción pura”.

Un ejemplo claro es la facilidad que tenemos para ver rostros en las nubes o en la corteza de un árbol.

“¿Están ahí? Claro que no, pero nuestro cerebro está diseñado para reconocer caras. Somos muy buenos para eso aunque esté oscuro o si una persona tiene barba”, señala el psicólogo.

“Como esperamos ver rostros, nuestro cerebro selecciona cosas del entorno que se le puedan parecer”, añade.

Solución

Pero no todo está perdido, es posible mejorar nuestra habilidad para detectas esos detalles que arruinan nuestra escritura. Al menos ahora corregir un error no es tan difícil como en la época de las máquinas de escribir.

“Hay que hacer que el texto se nos vuelva, de alguna manera, poco familiar”, le dice a BBC Mundo el investigador. “Puedes cambiar el color, el tamaño o el estilo de las letras antes de volverlo a leer”. “Otra opción es imprimirlo y dar vuelta la hoja, para leerlo al revés”, concluye Stafford.

images (10)

¿Puedo ser escritor?

Por Mercedes González Perez, Escritora y Asesora literaria. Directora de la Gestora literaria El Desván de las letras (www.eldesvandelasletras.com)

Escribir puede llegar a convertirse en una forma de vida, una manera de liberar nuestras emociones, nuestros sueños o incluso, nuestras vivencias. Cuando comiences a plasmar tus primeras palabras sentirás una emoción inmensa y comprenderás que escribir es mucho más que un acto literario. Una tarea ardua y placentera que requiere de compromiso y trabajo y que puede convertirse en una aventura fascinante.

Mientras no pongas “manos a la escritura”, tu mente no dejará de enviarte mensajes para calmar su deseo de contar esa historia o plasmar aquellos versos. El proceso creativo requiere de concentración, de ahí la solitaria figura del escritor. Podemos conseguir la motivación necesaria y adquirir el hábito y los recursos apropiados. Puede ser grato caminar de la mano de alguien pueda asesorarnos en impulsarnos en nuestra aventura literaria, pero el compromiso ha de ser contigo mismo.

Nuestra escritura necesita de unos cuidados diarios que la mantengan en forma. Si la ignoramos, acabará muriendo. No es fácil a sus necesidades, pero tampoco es imposible y además, es nuestro deber como escritores. Son muchos los obstáculos con los que debe enfrentarse el escritor para emprender la tarea de la escribir. El cansancio, el estrés o la pereza intentarán seducirnos sin descanso para llevarnos directos al bloqueo. Cuidado, casi siempre lo consiguen.

Nos asusta la página en blanco, acudir a ella y no encontrar las ideas que producen un embriagador cosquilleo en nuestros estómagos. Cuando llegan  claras y directas a nuestra mente, nuestros cuerpos se estremecen. Es como «hacer el amor» con las palabras, una sensación que nos llena de pronto y nos deja con un vacío apacible cuando desaparece. Podemos recuperar esta sensación practicando la escritura cada día, ¿cómo?, haciendo frente a la pereza y alimentado nuestra creatividad.

Cuando hayas aprendido a escuchar esa voz interior, será mucho más fácil evitar el bloqueo que caer en las manos de la pereza. Si las ideas no acuden para  inspirarnos, pensemos que siempre hay algo sobre lo que escribir. La inspiración va y viene a su antojo si así se lo permitimos, pero las palabras son infinitas; en ellas está la solución a los bloqueos inventados por el propio escritor.

Salgamos a buscar la inspiración. Aconsejo adquirir el hábito y escribir todos los días, con o sin inspiración: un párrafo, una frase, una palabra. Ejercitaremos nuestro “músculo de la escritura”. Si esperamos a que las musas se dignen a llamar a las puertas de nuestras mentes creativas, pasaremos gran parte de nuestras vidas dejando escapar ideas, sin pronunciar una sola palabra.

Consejos para invocar a la inspiración:

  • Escribir todos los días (de acuerdo, casi todos los días…).
  • Cuando la musa duerma, podemos practicar un ejercicio antibloqueo como puede ser la escritura libre.
  • Aprovechar todas las ideas que nos vayan surgiendo mientras componemos nuestros textos. No interrumpir el trabajo de nuestro hemisferio derecho.
  • Una vez hayamos consumido nuestra ración de inspiración diaria, dejar descansar el escrito evitando su relectura hasta días más tarde.
  • Pasados estos días, dejar entrar en juego a nuestro cortical izquierdo, que realizará un examen lógico y exhaustivo de aquello que llevamos escrito.
  • Corregir el texto utilizando la parte lógica y racional de nuestro cerebro.
  • Volver a “atrapar ideas” para dar continuidad a nuestros escritos.
  • Practicar la lectura nos ayudará a dar rienda suelta a nuestra imaginación, encontrar y reconocer nuestro propio estilo literario.

Y por supuesto, dejarse llevar por los conejos de los grandes maestros de la pluma que bien saben de bloqueos e inspiración, de musas y sentimientos dictados por el corazón y traducidos al lenguaje por nuestra potente máquina mental: nuestro cerebro.

DIEZ CONSEJOS PRÁCTICOS

Por Ricard de la Casa

¿Siente usted la necesidad de escribir? ¿De volcar fuera todo aquello que tiene dentro? Aquí tiene unos cuantos consejos que podrán, sin duda, ayudarle.

1/ Escribir, escribir y escribir

Uno puede estudiar todo lo que quiera, asistir a tantos Workshops como desee, pero no hay mejor ejercicio para progresar que escribir. Nada puede sustituirlo. Sólo escribiendo podrá analizar sus virtudes y errores, sólo así podrá desentrañar su estilo, sólo así aflorará lo mejor de usted.

2/ Temas (El concepto de la página vacía)

Enfrentarse a una página en blanco es un error, deberíamos tener ideas a punto de desarrollar. Aunque escribir es también costumbre y método, es bueno que nuestra mente este siempre en movimiento, creando mientras caminamos, comemos, es decir mientras vivimos debemos engendrar en nuestro interior para después volcarlo al exterior. Para ello…

A/ Observe el mundo, todo es interesante, todo tiene una belleza intrínseca. Sólo debemos acostumbrarnos a tener una mente que lo capte.
B/ Todo lo cotidiano que nos rodea es susceptible de ser tomado por nosotros. Las personas, las situaciones, las palabras, los colores.
C/ Y finalmente recuerde que no hay condiciones. Ser escritor significa ser libre y por lo tanto puede investigar, elucubrar, probar tanto como quiera, nuestro único límite es nuestra mente.

3/ Luchar contra el yo interior que no desea escribir.

No se martirice pensando que usted es el único al que le cuesta escribir. A todos (o a casi todos) nos cuesta. Para ello nada mejor que…

A.- Sistematizar el trabajo, es la mejor manera de avanzar en todos nuestros proyectos creativos. Así se acostumbrará a unas rutinas que le ayudarán a escribir como quien conduce, casi sin pensar estará escribiendo en su ordenador.

B.- Quedar con amigos para leer lo escrito. Es una manera de que exista una obligación y eso le ayudará a plantearse más seriamente la necesidad de escribir.
C.- Premiarse a sí mismo después de escribir. Es una manera magnífica de hacer las cosas. Escoja algo que le guste especialmente

4/ Olvidarse de revisar constantemente

Ya tendrá tiempo para eso. Revisar es interrumpir el proceso creativo. No se ponga a revisar sin más. Hágalo cuando haya concluido el capítulo o escena (y ni eso, si siente que todo bulle en su cabeza, no abandone por nada ni por nadie), o también cuando va a iniciar una nueva sesión. En ese caso revisar las páginas anteriores puede ayudarle a preparar su cuerpo y su mente para una nueva sesión, justo colocarle con el ánimo adecuado para proseguir la narración. Abandone simplemente la revisión en cuanto sienta de forma incontenible que la mente se le dispara y los dedos buscan el teclado con fruición. Esa es una sensación maravillosa.

5/ Construir el edificio por partes

No quiera empezar la obra sin más. Toda gran obra tiene detrás un trabajo importante, gestando los personajes, ligando tramas, preparando conflictos. Estudie primero las escenas necesarias para desarrollar el argumento general. Algunos escritores parecen que simplemente se sientan y empiezan a escribir, en realidad tienen detrás mucha experiencia, tienen todo pensado en su cabeza y sólo deben pasarlo a papel (y desarrollarlo por supuesto). Lo mejor es preparar las escenas necesarias (lo que ocurre en cada una de ellas), tener definidos los personajes y los conflictos, es decir tener la estructura del edificio, sólo entonces podemos empezar realmente a escribir nuestra historia.

6/ No creernos que somos unos genios ni unos desastres

Aunque también los hay, eso no va, desde luego, con nosotros, así que podemos y debemos trabajar para conseguir aquello que queremos. Necesitamos un poco de paciencia, perseverancia, un poco de gusto, pero todo eso lo podemos adquirir. Solo hay una cosa que no la podemos substituir, pero eso ya lo tiene, sino no estaría leyendo esto: ganas de escribir.

7/ No utilizar la escritura para ser más interesantes a los ojos de la gente

La gente utiliza todo tipo de artimañas para llamar la atención de los demás, para sentirse importante. Usted es libre de utilizar este método para ello, pero hay otros mucho más sencillos y tan buenos como este, menos costosos y retorcidos. Pero si lo hace por eso y luego resulta que usted es un gran escritor ¡bienvenido sea!

8/ Detalles reales, nunca personajes reales

Parece una contradicción y lo es. Pero existe una respuesta. Los detalles no tienen personalidad propia, no tienen vida, en cambio las personas si, y pueden variar, alejándolo de su personaje y usted se encontrará en un dilema, o puede no tenerlo a mano cuando lo necesite o le interese. Es más sencillo tomar detalles de aquí y de allí y construir sus propios personajes. Le garantizo que en pocas páginas cobrarán vida propia en su mente y estarán tan vivos como los que deambulan a su alrededor y todo eso con una enorme ventaja: ¡No le demandarán en los tribunales por utilizar su imagen!

9/ No decir que un personaje esta triste ¡Muéstrelo!

Hay que dar alas a los lectores para que sean ellos los que imaginen que está ocurriendo. Esa es una regla básica, nunca diga que emociones tienen los personajes, muéstrelos a través del diálogo, de los gestos, de su comportamiento. Lo otro sería empobrecer el texto, acotar la imaginación del lector.

10/ Haga que las obsesiones trabajen para usted.

Todos tenemos problemas, todos tenemos obsesiones, manías. Una buena manera de trabajar es conseguir que todo esto trabaje a nuestro favor y no al contrario. Sepa sacar partido de todo aquello que le afecta y vuélquelo en forma de experiencia a su obra. Seguro que la enriquecerá.

11/ No escribir la Opera Prima de nuestra vida en primer lugar

¿Dije 10 consejos? Aquí aplico el segundo consejo. Me salto a la torera la necesidad de acabar en el punto anterior creo que vale la pena hacerlo ¿tengo razón? Usted me lo dirá. Nunca debería de enfrentarse al papel (es una posición incómoda), sino tomarlo como un amigo en el que se vuelcan las confidencias, pero sobre todo no debe tomarse como si uno fuera a escribir la octava maravilla del mundo. Todo llegará y ya habrá tiempo para enfrentarse a esa obsesión, aplique el consejo 10 y deje que de momento eso le enriquezca y no se plantee nada muy largo, ni muy grande, ni muy importante. Solo después de que haya acabado, la haya revisado valórela en su justa medida.

12/ Mantenerse en forma

Alimente su espíritu. Dele de comer (como a su estómago). Véase son los amigos y charle de sus obras y de las de ellos, asista a tertulias, acuda a congresos, conferencias, reuniones. En definitiva enriquézcase como una forma más de mantener y acrecentar una mente despierta y creativa. No deje que el mundo le venza. Y sobre todo escriba, escriba y escriba.

images (3)

El Registro de la Propiedad Intelectual

¿Has terminado de escribir tu libro?, ¿vas a darlo a conocer?

Antes de difundirlo por redes, concursos, comunidades, editoriales, etc. te aconsejamos que leas este post.

Registro de la propiedad intelectual.

El Registro es un procedimiento administrativo para la protección de los derechos de propiedad intelectual de los autores y demás titulares sobre las creaciones de carácter literario, científico o artístico.

La inscripción registral supone una protección que se manifiesta proporcionando una prueba cualificada de la existencia de los derechos inscritos.

Así mismo, supone una presunción que los derechos inscritos existen y pertenecen a su titular, salvo prueba en contrario.

El Registro es voluntario; meramente declarativo y no constitutivo de derechos. Por lo tanto, no es obligatoria la inscripción en el Registro para adquirir los derechos de propiedad intelectual, ya que los tiene el autor por el mero hecho de la creación de su obra.

El Registro no es…

…el procedimiento para poder poner el símbolo © del copyright en una obra. Este símbolo puede ponerlo el autor en su obra por el mero hecho de ser el autor, desde el momento de la creación o el titular de los derechos de explotación desde el momento de adquisición de los mismos.

…una Entidad de Gestión. Son dos mecanismos diferentes de protección de derechos de propiedad intelectual. En el Registro sólo se inscriben derechos; las citadas Entidades gestionan derechos de explotación u otros de carácter patrimonial.

…igual al Depósito Legal. Éste último tiene la función de recoger la producción bibliográfica nacional, dando un número a cada edición.

…la oficina del ISBN (International Standard Book Number), esta concede el código numérico internacional para simplificar las operaciones estadísticas y comerciales de los libros y entre los libreros.

…la oficina del ISMN (International Standard Music Number), idéntico al anterior, pero referido a partituras musicales.

Composición del Registro

El Registro General de la Propiedad Intelectual está compuesto por el Registro Central, los Registros Territoriales y la Comisión de Coordinación.

La propiedad intelectual, tal y como establece el Código Civil en sus artículos 428 y 429, forma parte de las llamadas propiedades especiales, y viene a constituir una forma especial de ejercer el derecho de propiedad sobre determinados objetos jurídicos que, por su cualidad, especializan el dominio.

Como propiedad especial, el Código Civil remite su regulación a una ley especial, y declara la aplicación supletoria de las reglas generales establecidas en el mismo sobre la propiedad para lo no específicamente previsto en dicha ley especial. Esta ley es la Ley de Propiedad Intelectual, cuyo Texto Refundido fue aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril.  El citado Texto – modificado por la Ley 5/1998, de 6 de marzo,- constituye, junto con las normas reglamentarias de desarrollo parcial de aquél, el marco legal por el que se regula la propiedad intelectual en España, sin perjuicio de lo establecido en la materia por los convenios y tratados internacionales de los que nuestro país es parte.

Por lo que respecta a los derechos que conforman la propiedad intelectual se distinguen los derechos de carácter personal o morales y los derechos de carácter patrimonial:

Derechos de carácter personal o derechos morales:

Frente a los sistemas de corte anglosajón, la legislación española es claramente defensora de los derechos morales, reconocidos para los autores y para los artistas intérpretes o ejecutantes. Estos derechos de carácter personal son irrenunciables e inalienables, acompañan al autor o al artista intérprete o ejecutante durante toda su vida y a sus herederos o causahabientes al fallecimiento de aquéllos. Entre ellos destaca el derecho al reconocimiento de la condición de autor de la obra o del reconocimiento del nombre del artista sobre sus interpretaciones o ejecuciones, y el de exigir el respeto a la integridad de la obra o actuación y la no alteración de las mismas.

Derechos de carácter patrimonial:

Hay que distinguir entre:

  1. Derechos relacionados con la explotación de la obra o prestación protegida, que a su vez se subdividen en derechos exclusivos y en derechos de simple remuneración:
    – Los derechos exclusivos son aquéllos que confieren a su titular el poder jurídico de autorizar previamente ciertas formas o actos de explotación respecto de su obra o prestación protegida, con la posibilidad de obtener una retribución por la autorización.
    – Los derechos de simple remuneración, también conocidos bajo la denominación de “licencias obligatorias”, son aquellos que la ley concede a determinados titulares, en virtud de los cuales éstos pueden exigir a la persona que explota su obra o prestación protegida el pago de una suma de dinero, bien determinada en la ley (licencia legal obligatoria), o fijada por cualquier otro procedimiento (negociación a nivel sectorial, tarifas generales de la entidad de gestión, etc). Estos derechos, frente a los “exclusivos”, son considerados “menores”.
  2. Derechos meramente compensatorios, como el derecho por copia privada que compensa los derechos de propiedad intelectual dejados de percibir por razón de las reproducciones de las obras o prestaciones protegidas para uso exclusivamente privado del copista.
Anuncios

3 comentarios sobre “HERRAMIENTAS

  1. Me encantaría pasar por todo el proceso por ustedes indicado, de mi novela Carta interrumpida tengo ya ISBM pero si fuera necesario lo volvería a registrar. Ahora estoy escribiendo Tiempos de penumbras asesorada por Mercedes González. Ya me indicarán.
    Atentamente
    Araceli

    Me gusta

    1. Apreciada Araceli: encontrarás información sobre nuestro sello editorial en la siguiente dirección: https://escritoresiberoamericanos.wordpress.com/editorial/

      Desde la Sociedad, queremos trabajar y dejarnos la piel en conseguir que los autores asociados lleguen a las librerías pero sobre todo, directos a los lectores. Lanzar nuestras voces y compartirlas y formar un gran grupo de escritores.
      Gracias por tu participación.

      Me gusta

  2. Muy claro y conciso el comentario titulado “Herramientas”.
    Muchas gracias, por permitirme corroborar que los conceptos legales sobre Derechos de Autor en mi país, Argentina, mantienen correspondencia con los criterios legales de la Comunidad Europea. De mi parte, agradezco vuestra apostilla, por despejar dudas sobre mis publicaciones para España.
    Saludo cordial.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s